Opiniones sobre un mundo en decadencia III
Fecha Tuesday, 07 October a las 01:17:40
Tema Filosofía




Los filósofos de la Antigüedad y el Cristianismo distinguían entre cuerpo y alma. Ambas entidades formaban parte del ser humano, pero sus funciones, aparte de consideraciones espirituales o teológicas, eran manifiestamente contrarias.

El alma era espiritual, mística, incorpórea, intangible, un ente diferente donde residían las facultades del conocimiento conducentes hacia la Verdad, la Belleza y el Bien. Por el contrario, el cuerpo era una entidad únicamente práctica, destinada a hacer funcionar el resto del mecanismo gracias a la alimentación, la función motriz, la satisfacción de deseos, el conocimiento tangible del mundo físico en líneas generales, como un proceso de sensaciones, emociones y sentimientos derivados de la química singular del organismo humano.

Con el transcurso de los siglos, y principalmente debido al empuje judeo-cristiano, el cuerpo se asimila a la idea de pecado y por tanto, al mal inherente a la especie que imposibilita un proceso cognoscitivo posterior residente en la idea de Dios, como encarnación de la antigua trilogía Belleza-Bien-Verdad. Por causa de esa connatural tendencia del cuerpo a satisfacer los deseos de toda índole, el alma quedaba obcecada por las pasiones terrenales que impedían un acceso a los misterios del mundo espiritual. La ética, por tanto, nació como un instrumento eficaz de perfeccionamiento de la naturaleza humana, naciendo así un camino enfocado hacia la virtud como excelencia del hombre, la vida contemplativa, los procesos disociativos del sujeto con la realidad física. Es decir, una paulatina intromisión del hombre en el hombre.

La dicotomía cuerpo-alma finalmente resultó invertida en las sociedades occidentales contemporáneas. Frente al análisis cognoscitivo del alma del hombre como un proceso necesario para entender su dimensión espiritual y trascendente, se opuso un retorno de intereses hacia el cuerpo como perfeccionamiento estético conducente a la justificación social del mismo. Frente a los sistemas filosóficos cuyas respuestas posibilitaban una vida interior plena, nació una cultura del cuerpo y la apariencia como escaparate necesario para la no-indagación introspectiva. Frente a las justificaciones razonadas sobre la experiencia de la vida, la vejez, la asunción esencial de la muerte por el hombre, se opuso el “way of life” de la juventud inexperta y cuyos conocimientos del mundo físico pasaban por el consumo, quedando vedados los saberes espirituales a la mera curiosidad de una minoría. Frente a una ética que intentaba salvar los escollos connaturales del cuerpo, nación una cosmética destinada a promocionar la cultura del cuerpo como única salvación. Esta progresiva degeneración de valores ha producido el desaliento en los países occidentales, en general, y particularmente ha conducido a los ciudadanos hacia la depresión, la amargura y el suicidio






Este artículo proviene de ARTNOVELA Portal de Cultura
https://www.artnovela.com.ar/

La dirección de esta noticia es:
https://www.artnovela.com.ar//modules.php?name=News&file=article&sid=1143