ARTNOVELA :: Editorial y Librería virtual

La importancia de ciertas preguntas: dónde puedo publicar un libro, pasos para publicar un libro, consejos para publicar un libro, cómo publicar un libro en español, cómo publicar una novela, consejos para escritores, ediciones de autor, proceso de edición de libros. Estos temas, para aquellos autores interesados en publicar, reflejan el estado de la industria editorial y las posibilidades de llegar a la publicación de un libro. Inciden aspectos importantes como: la novela histórica en América Latina, la escritura de ficción, libros editados en idioma español, tesis de grado en lengua española, temas de tesis y otras cuestiones que hacen a la actividad de publicar libros.


ARTNOVELA :: Editorial y Librería virtual
La página que ha llamado ha caducado. Lo enviaremos a la página principal.

Menú
- - - - - - - - - - - - -
Editorial
Libreria
Foro

    Así hablaba Zaratustra, Friedrich Nietzsche

    La gran cantidad de textos que aquí aparecen de esta obra están ordenados por TEMA. En todos los casos, la indicación de página y demás datos (salvo información en contrario) corresponden a la edición de Editorial Edaf, S.A., Madrid, 1985



    Indice

    Vida / Nihilismo

    Peligro

    Lenguaje

    Verdad / Absoluto / Metafísica / Inmanente - trascendente

    Filosofía / Sospecha / Ciencia

    Libertad

    Eterno retorno / Tiempo / Presente

    Voluntad de poder

    Fuerte - Débil / Enfermo - Sano

    Teología / Causalidad - casualidad

    Sujeto / Ser / Cuerpo / Superhombre

    Activo - Reactivo

    Valores / Creación de / Bien - Mal

    Afirmación de sí mismo - Renuncia

    Superhombre



    Tema Notas


    VIDA / NIHILISMO

    (ir arriba)



      1) Os lo suplico y os lo encarezco. ¡No dejéis volar a vuestra virtud lejos de las cosas terrestres y golpear con sus alas los muros eternales! ¡Hay! ¡Hubo siempre tanta virtud extraviada! ¡Sí, devolvedla al cuerpo y a la vida a fin de que proporcione a la tierra un sentido, un sentido humano! [...] Que vuestro espíritu y vuestra virtud sirvan al sentido de la tierra, hermanos míos, y el valor de todas las cosas será renovado por vosotros! (Pg. 97)


      2) Porque el alma que posee la escala más larga y que más bajo puede descender, ¿cómo no había de llevar sobre ella el mayor número de parásitos?... El alma más amplia, que puede correr, extraviarse y errar al límite, dentro de sí misma, la más necesaria, que por placer se precipita en el azar..., el alma que es, que se zambulle en el devenir; el alma que posee, que quiere entrar en el querer y en el deseo..., el alma que huye de sí misma y que viene al encuentro de sí misma en el más amplio círculo; el alma más sabia, a quien la locura convida con la mayor dulzura..., el alma que más se ama a sí misma, en quien todas las cosas tienen su elevación y su descenso, su flujo y su reflujo... ¡Oh! ¿Cómo el alma más elevada no había de tener los peores parásitos? (Pg.214)


      3) Todo lo que es viviente tiene algo de obediencia. Y he aquí mi segunda comprobación: se manda a aquel que no sabe obedecer a sí mismo. Yal es la costumbre de lo que es viviente. Y he aquí mi tercera; mandar es más difícil que obedecer. Porque quien manda lleva sobre sí, además, el peso de todos los que obedecen y algunas veces este peso le aplasta. En todo mando he advertido un peligro y un riesgo. Y siempre, cuando manda el que es viviente, lo que es viviente arresga su vida. Y cuando lo que es viviente se manda a sí mismo, es menester que lo que es viviente expíe su autoridad y sea juez, vengador y víctima de sus propias leyes. (Pg. 128)


      4) ¡Examinad seriamente si he penetrado en el corazón de la vida, hasta las raíces de este corazón! Dondequiera que he encontrado algo viviente, he encontrado la voluntad del poder; incluso en la voluntad de quien obedece he hallado la voluntad de ser amo. Que lo más fuerte domine a lo más débil, esto es lo que quiere su voluntad. Su voluntad quiere ser dueña de lo que es más débil aún. Esta es la única alegría de la cual no quiero ser privado. Y como lo más pequeño se abandona a lo más grande, porque lo más grande quiere gozar de lo más pequeño y dominarlo, así, lo más grande también se abandona y arriesga su vida en el poder. Este es el abandono de lo más grande. ¡Que en ello haya temeridad y peligro y que lo más grande goce su vida! (Pg. 128)


      5) Y la misma vida me ha confiado este secreto: “He aquí _me ha dicho_, yo soy aquello que siempre debe superarse a sí mismo”.

      Nihilismo:

      1) Muchos prefieren seguir engañados con la idea de que existen valores absolutos, buscando sustitutos del viejo Dios. Representan el nihilismo reactivo. Otros, más veraces, acaban por reconocer la ausencia de todo fundamento absoluto para los valores, pero esto les priva de todo estímulo para la creación. Enonces sobreviene el gran cansancio, el del nihilista pasivo, que recorre el mundo con una mirada desencantada sin encontrar ningún ideal que le parezca digno de mivilizar sus energías. Es el último hombre, la imagen de nuestra vida moderna, de una vida que no quiere nada, que a nada se atreve ya. Pero más allá del hihilista pasivo, está el nihilista activo. Este ha dejado de apreciar el valor de unos valores que han hecho del hombre creador un manso animal de rebaño y los destruye violentamente. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 21)


      2) Este es el pundo decisivo de la filosofía dionisíaca; el instante supremo en que la negación se niega a sí misma y se transmuta en afirmación de la voluntad. Ya no una voluntad que se niega a sí misma en nombre de unos ficticios valores superiores, sino una negación de los valores que niegan la voluntad creadora para pasar a otros que afirman abiertamente el elemento del que proceden. El nihilismo pulsado a su extremo, como toma de conciencia de la radical irrelevancia de nuestras valoraciones sería superado enconces desde el nihilismo mismo. El hombre débil, incapaz de querer otra cosa que no sea su propio anonadamiento se transfigura en superhombre, es decir, en aquel que lejos de decepcionarse por la lúcida conprensión del origen forzosamente perspectivo de sus valores, lo exhibe sin temor, quebrantando toda norma que aspire a solificarse como absoluta. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 22)



    PELIGRO

    (ir arriba)

      1) _El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre; una cuerda tendida sobre el abismo. Es peligroso pasar al otro lado, peligroso permanecer en el camino, peligroso mirar hacia atrás; peligroso pararse y peligroso temblar. La grandeza del hombre está en ser un puente y no un fin; lo que hay en él digno de ser amado es el sr un tránsito y un crepúsculo. (Pg. 42)


      2)Más Zaratustra era amigo de todos los que realizan largos viajes y no se dignan vivir sin peligro. (Pg. 164)


      3) El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre; una cuerda tendida sobre el abismo. Es peligroso pasar al otro lado, peligroso permanecer en el camino, peligroso mirar hacia atrás, peligroso pararse y peligroso temblar. La grandeza del hombre está en ser un puente y no un fin; lo que hay en él digno de ser amado es el ser un tránsito y un crepúsculo. Amo a los que viven únicamente para desaparecer (en el sentido de llegar al superhombre.) (Pg. 42)


      4) En todo mando he advertido un peligro y un riesgo. Y siempre, cuando manda el que es viviente, lo que es viviente arresga su vida. (Pg. 128)


      5) Y como lo más pequeño se abandona a lo más grande, porque lo más grande quiere gozar de lo más pequeño y dominarlo, así, lo más grande también se abandona y arriesga su vida en el poder. Este es el abandono de lo más grande. ¡Que en ello haya temeridad y peligro y que lo más grande goce su vida! (Pg. 128)



    LENGUAJE

    (ir arriba)

      1) ¡Oh animales míos, continuad charlando de este modo y dejadme que os escuche! Vuestra charla me reanima; donde se charla, el mundo me parece extendido ante mí como un jardín! ¡Cuánta dulzura hay en las palabras y en los sonidos! ¿No son las palabras y los sonidos los arco iris y los puentes de ilusión tendidos entre los seres por siempre separados? A cada alma pertenece un mundo; para cada alma, toda otra alma es un ultramundo. Entre las cosas más parecidas, es donde mienten los más bellos espejismos; los espejismos más estrechos son los más difíciles de franquear. (Pg. 224)


      2) La conciencia no es, en resumen, más que una red de comunicaciones entre los hombres, y en este concepto es como ha podido desarrollarse. [...] Repito qu el hombre, como todo ser viviente, piensa sin cesar, pero no lo advierte; el pensamiento que se torna conciente es la parte menor y aun podríamos añadir que la peor y más superficial; y sólo este pensamiento conciente es el que se traduce en palabras o signos de comunicación, en lo cual se descubre el origen de la conciencia. En resumen, el desenvolvimiento del lenguaje y el desenvolvimiento de la conciencia (no el de la razón, sino tan sólo el de la razón que se torna consciente de sí misma) se dan la mano. Conviene añadir que no sólo el lenguaje sirve de medio de comunicación entre los hombres, sino también la mirada, el tacto, el gesto. La conciencia de las impresiones de nuestros sentidos, la facultad de fijarlas y determinarlas en cierto sentido fuera de nosostros mismos, han aumentado a medida que crecía la necesidad de comunicárselos a los demás por medio de signos. El inventor de signos es al mismo tiempo el hombre que adquiere conciencia más penetrante de sí mismo. Sólo en concepto de animal sociable aprende el hombre a ser consciente, y así lo sigue haciendo todavía en creciente escala. (Gaya Ciencia, Aforismo 354)



    VERDAD / ABSOLUTO /
    METAFÍSICA / INMANENTE / TRASCENDENTE

    (ir arriba)

      1) ¡Tened cuidado para que no os aplaste una estatua! Afirmáis que creéis en Zaratustra. Pero ¡qué importa Zaratustra! Vosotros sois mis creyentes; pero ¡qué importan todos los creyentes! Todavía no os habíais buscado cuando me habéis hallado a mí. Lo mismo hacen todos los creyentes; de aquí que la fe sea tan poca cosa. (Pg. 98)


      2) He llegado a mi verdad por muchos caminos y de muchas maneras: no he ascendido por una sola escala a la altura desde la que mi vista mira hacia lo lejano. [...] Probar y preguntar: tal fue toda mi manera de caminar: y ¡en verdad, necesario es también responder a semejantes preguntas! Pues esto es de mi gusto:... no es bueno ni mal gusto, pero es mi gusto, del cual no tengo por qué sentir vergüenza ni ocultarme. “Tal es ahora mi camino..., ¿dónde está el vuestro?” Esto es lo que yo respondía a los que me preguntaban por “el camino”. Porque el camino..., el camino no existe. Así Habla Zaratustra. (Pg.201).


      3) El análisis de la técnica sacerdotal y la del político dialéctico nos ha permitido comprender que sólo la vuluntad que se niega a sí misma por el procedimiento del ilusionismo metafísico-moral puede realmente ejercer la maestría presentando sus valoraciones como absolutas. Es evidente entonces que en la voluntad transvalorada, en aquella que afirma orgullosamente su propia perspectiva, tales valoraciones jamás podrán imponerse sobre los demás como mandatos universales. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 17)


      4) Si las valoraciones son el producto de la voluntad de poder, esto es de un determinado grupo de fuerzas o intereses, se desprenden dos cosas: en primer lugar que sin indignas de un reconocimiento obligatorio y en segundo que puesto que el hombre es el único artífice de sus valores, unas contravaloraciones pueden erigirse frente a aquellas que implantan la dominación, de modo que se haga violencia a la violencia, y así permanentemente pues ninguna valoración es en sí misma universal o absoluta. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 19)


      5) ¡Es preciso que yo sea lucha, devenir, fin y obstáculo para el fin¡ ¡Quién adivina mi voluntad adivina también los tortuosos caminos que necesita seguir! Cualquiera que sea la cosa que yo cree y la manera como la ame, es preciso que pronto sea su adversario y el adversario de mi amor: así lo quiere mi voluntad. Y tú que buscas el conocimiento, tú también sólo eres el sendero y el rastro de mi voluntad. ¡En efecto, mi voluntad de poder camina también sobre las huellas de tu voluntad de lo verdadero! Seguramente no ha encontrado la verdad quien habla de la “voluntad de vida” ¡Esta voluntad no existe! Porque lo que no es no puede querer; pero ¿cómo lo que está en la vida podría desear la vida? Unicamiente donde hay vida hay voluntad. ¡Sin embargo, no es la voluntad de vida lo que yo enseñño, sino la voluntad de poder! (Pg. 129)1) Os lo suplico y os lo encarezco. ¡No dejéis volar a vuestra virtud lejos de las cosas terrestres y golpear con sus alas los muros eternales! ¡Hay! ¡Hubo siempre tanta virtud extraviada! ¡Sí, devolvedla al cuerpo y a la vida a fin de que proporcione a la tierra un sentido, un sentido humano! [...] Que vuestro espíritu y vuestra virtud sirvan al sentido de la tierra, hermanos míos, y el valor de todas las cosas será renovado por vosotros! (Pg. 97)

      Metafísica / inmanente - trascendente:

      1) Os lo suplico y os lo encarezco. ¡No dejéis volar a vuestra virtud lejos de las cosas terrestres y golpear con sus alas los muros eternales! ¡Hay! ¡Hubo siempre tanta virtud extraviada! ¡Sí, devolvedla al cuerpo y a la vida a fin de que proporcione a la tierra un sentido, un sentido humano! [...] Que vuestro espíritu y vuestra virtud sirvan al sentido de la tierra, hermanos míos, y el valor de todas las cosas será renovado por vosotros! (Pg. 97)


      2) (Ver temas: Voluntad de poder y afirmación.) ¿Cuáles son las tres cosas más malditas de la tierra? Son las que quiero colocar en la balanza. La voluptuosidad, el afán de dominación, el egoísmo. Estas tres cosas han sido las más malditas y las más calumniadas hasta el presente..., éstas son las cosas que quiero pesar humanamente bien. [...] ¿Sobre qué puente camina el presente hacia el porvenir? ¿Qué fuerza es la que obliga a lo que está en lo algo a descender a lo que está abajo? ¿Y qué es lo que fuerza a lo más elevado a crecer todavía? Ahora la balanza se mantiene inmóvil y en elquilibrio; y he puesto en ella tres preguntas de peso; el otro platillo que sostiene tres respuestas de peso. (Puente hacia el porvenir = voluptuosidad, obliga a lo que está en lo alto/trascendencia a descender hacia lo bajo/inmanencia = deseo de dominar; fuerza a crecer a lo más elevado = egoismo). (Pg. 194 y subsiguientes.)


      3) El análisis de la técnica sacerdotal y la del político dialéctico nos ha permitido comprender que sólo la vuluntad que se niega a sí misma por el procedimiento del ilusionismo metafísico-moral puede realmente ejercer la maestría presentando sus valoraciones como absolutas. Es evidente entonces que en la voluntad transvalorada, en aquella que afirma orgullosamente su propia perspectiva, tales valoraciones jamás podrán imponerse sobre los demás como mandatos universales. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 17)


      4) El niño se expresa así: “Yo soy cuerpo y alma.” ¿Y por qué no expresarse como los niños? Quien está despierto y consciente exclama: Ytodo yo soy cuerpo y ninguna otra cosa. El alma sólo es una palabra para una partícula del cuerpo. El cuerpo es un gran sistema de razón, una multiplicidad con una sola dirección, una guerra y una pal, un rebaño y un pastor. Instrumento de tu cuerpo” tal es también tu pequeña razón, que tú denominas espíritu, hermano mío, pequeño instrumento y pequeñño juguete de la gran razón. Dices “Yo” y te sientes orgulloso de esta palabra. Pero, aunque no quieras creerlo, lo que es mucho más grande es tu cuerpo y su gran sistema de razón: él no dice “yo”, pero él es yo. Lo que experimentan los sentidos, lo que reconoce el espíritu, no tiene jam´pas fin en sí. Pero los sentidos y el espíritu querrían convencerte que ellos son el fin de toda cosa” tal es su vanidad. Sólo son instrumentos y juguetes sol sentidos y el espíritu. Detrás de ellos todavía se encuentra el ser. (Pg. 60 /De los denigradores del cuerpo / continúa en nota Nº 3 en tema Sujeto).



    FILOSOFÍA / SOSPECHA / CIENCIA

    (ir arriba)

      Filosofìa:

      1) Ates de salir el sol. (Pg. 172.)
      En verdad, es una bendición y no una maldición enseñar que: “Sobre todas las cosas, se halla el cielo-casualidad, el cielo-inocencia, el cielo-acaso, el cielo-petulancia.” “Por casualidad”, tal es la más antigua nobleza del mundo. Yo se la he otorgado a todas las cosas, las he libertado de la servidumbre de la finalidad. Esta libertad y esta serenidad celestes las he colocado como campanas de azul sobre todas las cosas, cuando he enseñado que por encima de ellas, y por ellas, ninguna “voluntad eterna” afirmaba su voluntad. Yo he colocado, en lugar de esta voluntad, esta petulancia y esta locura, cuando he enseñado que: Una cosa hay que será siempre imposible: ¡ser razonable!. No obstante, un poco de razón, un grano de sabiduría disperso de estrella en estrella..., esta levadura está mezclada a todas las cosas” ¡se debe a la locura que la sabiduría esté mezclada a todas las cosas! Es posible un poco de sabiduría; pero en todas las cosas he hallado esta venturosa certidumbre: prefieren bailar sobre los pies de la casualidad. [...] Ahora, para mí, tu pureza consiste en esto: que no existe la eterna araña y la tela de araña de la razón... (Pg.174)


      2) Estos buenos ceden, se rinden; su memoria repite y su razón obedece; ¡pero el que obedece no se oye a sí mismo! Todo lo que para los buenos es malo debe reunirse para hacer nacer una verdad. [...] La audacia temeraria, la prolongada desconfianza, la cruel negativa, la repugnancia, la incisión en lo vivo..., ¡cuán raro es que todo esto se reúna! ¡Toda ciencia ha nacido hasta el presente al lado de la nala conciencia! Romped, romped las viejas tablas; vosotros, que buscáis el conocimiento! (Pg. 206)


      3) Para quien tiene la voluntad del león, el conocer es una alegría. Pero el que está cansado está bajo el imperio de una voluntad extraña: todas las olas juguetean con él. Y así hacen todos los hombres débiles: se pierden sobre sus caminos. Y su fatiga acaba por preguntar: “¿Por qué hemos seguido nunca este camino? ¡Todo es igual!” A ellos les agrada oír predicarÑ “¡Nada vale la pena! ¡Vosotros no debéis querer!” Pero es un llamamiento al servilismo. (Pg.212)
      4) Todas las vrdades que se mantienen en silencio llegan a convertirse en venenosas. ¡Y que sea quebrantado todo lo que pueda ser quebrantado por nuestras verdades! ¡Todavía quedan muchas cosas por construir! (Pg. 130)



    LIBERTAD

    (ir arriba)

      1) ¿Te llamas libre? Quiero que me digas tu pensamiento más importante y que no te has escapado de un yugo. ¿Eres alquien que tuvo el derecho de liberarse de un yugo? Hay quienes pierden su último valor al sacudirse de una servidumbre. ¿Libre, de qué? ¡Qué importa eso a Zaratustra! ¡Pero tu límpida mirada debe anunciarme: ¿libre, para qué? ¿Puedes señalarte a ti mismo tu bien y tu mal y suspender tu voluntad por encima de ti como una ley? ¿Puedes ser tú el vengador y el juez de tu propia ley? (Pg. 85)


      2) Todo lo que es viviente tiene algo de obediencia. Y he aquí mi segunda comprobación: se manda a aquel que no sabe obedecer a sí mismo. Yal es la costumbre de lo que es viviente. Y he aquí mi tercera; mandar es más difícil que obedecer. Porque quien manda lleva sobre sí, además, el peso de todos los que obedecen y algunas veces este peso le aplasta. En todo mando he advertido un peligro y un riesgo. Y siempre, cuando manda el que es viviente, lo que es viviente arresga su vida. Y cuando lo que es viviente se manda a sí mismo, es menester que lo que es viviente expíe su autoridad y sea juez, vengador y víctima de sus propias leyes.(Pg. 128)



    ETERNO RETORNO / TIEMPO / PRESENTE

    (ir arriba)

      1) Que el porvenir y lo que está más lejano sean para ti la razón de ser de tu hoy. Debes amar al superhombre en tu amigo como la razón de ser. (Pg. 84)


      2) Pero el enemigo más peligroso que puedas encontrar será siempre “tú mismo”. Eres “tú mismo” quien te acecha en las cavernas y en las selvas. (Relacionado a capítulo del eterno retorno / enano / lo que siempre vuelve es la necesidad de vencerse a sí mismo / pensar que el instante presente puede repetirse por toda la eternidad, entonces, que valga la pena: elegir la mejor combinación, afirmarse, voluntad de poder) Solitario: ¡tú sigues el camino que conduce a ti mismo! Y tu camino, ¿pasa delante de ti mismo y delante de tus siete demonios? Serás herético hacia tí mismo; brujo y adivino; loco e incrédulo; impío y malvado. Es preciso que quieras consumirte en tu propia llama. ¿Cómo querrías renovarte sin reducirte previamente a cenizas? Solitario: tú sigues el camino del creador. (Pg. 86)


      3) ¡Alto ahí, enano! _grité_. ¡O yo, o tú! Pero yo soy el más fuerte de los dos... ¡Tú no conoces mi más profundo pensamiento (eterno retorno). [...] Y el enano murmuró: “Todo lo que es recto miente.Toda verdad es una curva; el mismo tiempo es un círculo.” “¡Espíritu de la pesadez!, exclamé con ira, ¡no tomes la cosa tan a la ligera! [...] Mira este instante!, proseguí. (Pg.166)


      4) Pero yo... no oía, hasta que, al fin, mi abismo comenzó a agitarse y mi pensamiento me mordió. ¡Ay! ¡Pensamiento llegado de mi abismo, tu, que eres mi pensamiento! ¿Cuándo encontraré fuerzas para oírte cavar y no temblar? (Pensamiento del eterno retorno). [...] Nunca me he atrevido todavía a llamarte a la superficie: ¡Me ha bastado llevarte conmigo! Todavía no he sido lo suficientemente fuerte para la última audacia del león, para la última temeridad. Tu pesadez siempre me ha sido terrible; ¡Pero quiero encontrar un día la fuerza y la voz del león para hacerte subir a la superficie! ¡Cuando haya conseguido esto en mí, conseguiré algo todavía más grande, y una victoria será la señal de mi realización! Hasta tanto, continuaré navegando a la deriva a través de inciertos mares. La casualidad me lame y me acaricia. (Hasta que no se decide a sacar a la superficie la idea del eterno retorno, la casualidad y el devenir son aguas que lo conducen. Pero es posible crear un valor, y con esto, producir la combinación de fuerzas que merezca ser vivida de nuevo, para toda la eternidad.) (Pg. 170)


      5) Yo soy Zaratustra, el impío: yo hago hervir en mi marmita todo lo que es casualidad. Y solamente cuando la casualidad está cocida en su punto le doy la bienvenida para hacer de ella mi alimento. Y, en verdad, muchas casualidades se han acercado a mí en plan de amo. Pero mi voluntad les habló en un tono más imperioso aún e inmediatamente se postraron de rodillas ante mí, suplicándome... (Pg. 178)


      6) ¡Verdaderamente ha nacido sobre las montañas como una sabiduría salvaje... mi gran deseo de alas murmuradoras! Y a menudo me ha conducido muy lejos [...] Donde todo devenir me parecían bailes y picardías divinas, donde el mundo desencadenado y desenfrenado se refugiaba en sí mismo: (eterno retorno de lo mismo, lo que vuelve es el mundo que se refugia en sí mismo) como una eterna huida de sí y un heterno hallazgo de sí entre los numerosos dioses, como una bienaventurada contradicción de sí, una repetición y un retorno hacia ellos mismos, de los numerosos dioses... Donde todo tiempo me parecía una bienaventurada burla de los instantes, donde la necesidad era la misma libertad que, gozosa, jugueteaba con el agijón de la libertad... Donde he vuelto a encontrar mi viejo demonio y mi enemigo nato, el espíritu de la pesadez (lo había mencionado en el capítulo de la visión y el enigma - el del eterno retorno) y todo cuanto él ha creado: la violencia, la ley, la necesidad, la consecuencia, la finalidad, la voluntad, el bien y el mal... Porque, ¿no es indispensable que existan cosas sobre las cuales se pueda pasar y bailar? ¿No es indispensable que existan topos y torpes enanos, a causa de los que son más ligeros que nadie? (Pg. 203)


      7) Allí también recogí sobre mi camino el calificativo de superhombre y esta doctrina: el hombre es algo que debe ser superado..., el hombre es un puente y no un fin/ [...] Les he enseñado todos mis pensamientos y todas mis aspiraciones: les he enseñado a reunir y a juntar todo lo que hay en el hombre de fragmentario, de enigmático y de azar lúgubre..., como poeta, como adivinador de enigmas, como redentor del azar, les he enseñado a ser acreedores del porvenir, y a salvar, creando, todo lo que fue. Salvar el pasado del hombre y transformar todo “lo que era” hasta que la voluntad diga: “¡Así quería yo que esto fuese! ¡Así lo querré!” Esto es lo que yo he llamado su salvación; les he enseñado a llamar salvación únicamente a esto. (Pg. 204)


      8) Tengo compasión por todo el pasado, que veo abandonado..., ¡abandonado a la suerte, al espíritu y a la locura de todas las generaciones venideras, que transformarán todo lo que fue en un puente para ellas! (Pg. 208)


      9) Os investiré de una nueba nobleza, que os revelo debéis ser para mí creadores y educadores..., sembradores del porvenir. En verdad, no es una nobleza que podáis comprar como combra el abacero con su oro, porque lo que tiene precio tiene escaso valor. ¡Lo que os honrará más no será vuestro origen, sino el fin que perseguís! ¡Que sea vuestro honor vuestra voluntad, y el paso que dais hacia adelante queriendo sobrepasaros a vosotros mismos! (Pg. 208/9)


      10) ¡Debéis redimiros en vuestros hijos de ser los hijos de vuestros padres: así libertaréis todo el pasado! ¡Por encima de vosotros coloco esta nueva tabla! (Pg. 209)


      11) ¡Y que todos los días en que no hayamos bailado, por lo menos una vez, se pierdan para nosotros! ¡Y que nos parezca falsa toda verdad que no traiga consigo, cuando menos, una alegría! (Pg.217)


      12) El convaleciente. (Pg. 222 / 228)
      ¡Oh Zaratustra! _dijeron entonces los animales_, para los que piensan como nosotros, son las mismas cosas las que bailan (para los que creen en la cosa en sí; pero Nietzsche niega que exista la cosa en sí, la sustancia ) todo viene y tiende la mano, y ríe y huye..., y retorna. Todo va, todo retorna, la rueda de la existencia gira eternamente. [...]Todo se separa, todo se encuentra de nuevo: el anillo de la existencia permanece fiel a sí mismo. [...] “Oh traviesos! ¡Oh cajitas de música (ver nota Nº 1 en tema lenguaje) ! _respondió Zaratustra, sonriendo de nuevo_. ¡Qué bien sabéis lo que debía realizarse en siete días! ¡y de qué modo se deslizó este monstruo hasta el fondo de mi garganta para ahogarme! Pero de una dentellada le corté la cabeza y la escupí lejos de mí. Y vosotros..., ¡vosotros habéis hecho ya de elllo un estribillo! Pero ahora me he acostado ahí (dios descansó el séptimo día después de haber creado el mundo, Zaratustra creó un valor con la mordida), cansado de haber mordido y haber escupido, todavía enfermo de mi propia liberación. [...]El gran hastío del hombre..., este hastío era el que me ahogaba y había penetrado en mi garganta; y también lo que predijo el adivino: “Todo es igual, nada vale la pena, el saber ahoga! Un largo crepúsculo se arrastraba, claudicando ante mí, una tristeza mortalmente cansada y ebria, que decía con voz cortada por los bostezos: “Eternamente retornará el hombre de quien te sientes fatigado, el hombre pequeño”; así bostezaba mi tristeza arrastrando las piernas sin poder dormirse [...] “¡Ay! ¡El hombre retornará eternamente! ¡El hombre pequeo retornará eternamente!... Hace tiempo vi desnudos al más grande y al más pequeo de los hombres: demasiado parecidos el uno al otro..., demasiado humanos, aún el más grande! ¡El más grande, demasiado pequeño! ¡En esto estaba mi cansancio del hombre! ¡Y el eterno retorno, hasta del más pequeño! ¡En esto estaba mi cansancio de toda existencia! ¡Ay! ¡Tedio! ¡Tedio! ¡Tedio! [...] “Oh traviesos! ¡Oh cajitas de música! ¡Calláos! _respondió Zaratustra riéndose de sus animales! ¡Qué bien sabéis cuál es el consuelo que he inventado para mí en siete días! Que haya de cantar de nuevo: ése es el consuelo que he inventado para mí, ésa es la curación. (Puede volver eternamente lo malo, pero cantar es un remedio en la medida en que prepara la venida del superhombre; para elegir en el instante las mejores combinaciones, aún cuando vuelvan las mismas contradicciones / en la hipótesis de que el E.R. se de en el alma humana la solución es la misma.)


      13) Acerca del gran deseo. ¡Oh, alma mía!. te he dado nuevos nombres y juguetes de variados colores; te he llamado “destino” y “circunferencia de circunferencias” y “ombligo del tiempo” y “cúpula azul”. [...] ¿En dónde podrìan estar el pasado y el porvenir, más próximos el uno al otro que en tí? (recordar los pasajes del Ser como vuluntad de poder, también es esto lo que retorna, el eterno círculo de la voluntad que se supera a sí misma: notas de la vida y el sujeto). (Pg. 229)


      14) Los siete sellos o la canción del alfa y del omega: (Pg.234)
      1: instante. 2: Destruir viejos valores. 3: Crear nuevos valores. 4: afirmación de lo bueno como de lo malo (no antítesis entre valores). 5: casualidad, devenir. 6: Superarse a sí mismo (esta es mi alfa y es mi omega. Hipótesis mía: esto supone también un círculo: en la superación de sí mismo es donde eternamente vuelven las contradicciones que deben ser superadas). 7: Libertad.


      15) Peso formidable (CCCXLI / La Gaya Ciencia)
      ¿Qué ocurriría si día y noche te persiguiese un demonio en la más solitaria de las soledades, diciéndote: “Esta vida, tal como al presente la vives, tal como la has vivido, tendrás que vivirla otra vez y otras innumerables veces, y en ella nada habrá de nuevo; al contrario, cada dolor y cada alegría, cada pensamiento y cada suspiro, lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño de tu vida se reproducirán para ti, por el mismo orden y en la misma sucesión; también aquella araña y aquel rayo de luna, también este instante, también yo. E eterno reloj de arena de la existencia será vuelto de nuevo y con el tú, polvo del polvo?” ¿No te arrojarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te hablaba? ¿O habrás vivido el prodigioso instante en que podrías contestarle: “¡Eres un dios! ¡Jamás oí lenguaje más divino?” Si este pensamiento arraigare en ti, tal como eres, tal vez te transformaría, pero acaso te aniquilara: la pregunta, “¿Quieres que esto se repita una e innumerables veces?” ¡Pesaría con formidable peso sobre tus actos, en todo y por todo! ¡Cuánto necesitarías amar entonces la vida y amarte a tí mismo para no desear otra cosa que esta suprema y eterna confirmación! (Pag. 255)



    VOLUNTAD DE PODER

    (ir arriba)

      1) Pero, yo os he enseñado a decir: superhombre. Dios es una conjetura. Pero yo quiero que vuestra conjetura no vaya más lejos que vuestra voluntad creadora. [...] ¿Podríais concebir un Dios? ¡Que esto signifique para vosotros la verdadera voluntad de que todo sea transformado por vosotros en lo que el hombre pueda imaginar, ver y sentir! ¡Vuestra imaginación debe avanzar hasta el límite de vuestros sentidos! Y lo que llamáis mundo ¡habèis de crearlo!; ¡debe ser vuestra razón, vuestra imagen; vuestra voluntad y vuestro amor! ¡Y esto será verdaderamente vuestra felicidad, vosotros que buscáis el conocimiento! ¿Cómo soportáis la vida sin esta esperanza, vosotros que buscáis el conocimiento? (Pg. 102)


      2) Algunos de entre ellos “quieren”, pero la mayoría sólo son “queridos”. (Pg. 176)


      3) ¿Por qué arrastrarse? Jamás hasta ahora, en toda mi vida, me he arrastrado ante los poderosos. (Pg. 180).


      4) Deseo de dominar..., cuya mirada hace al hombre humillarse y arrastrarse, que lo esclaviza y lo rebaja por debajo de la serpiente y el cerdo; hasta que, al fin, clama en él el gran desprecio. Deseo de dominar..., que también sube hacia los puros y los solitarios para atraerlos, que sube hacia las alturas (voluptuosidad) de la satisfacción de uno mismo, ardiente como el amor que señala sobre el cielo atrayentes alegrías empurpuradas. ¡Oh!, quién encontraría el verdadero nombre para bautizar y honrar un deseo semejante! “Virtud que da”; así nombró Zaratustra a esta cosa inexpresable. Y fue en aquel momento cuando igualmente sucedió_ ¡y, en verdad, por vez primera!_ que sus palabras hicieron el elogio del egoísmo, el sano y bueno egoísmo que brota de un alma poderosa..., del alma poderosa ligada al cuerpo elevado, al cuerpo bello, victorioso y confortador, en torno al cual todo se hace imagen... [...] La alegría egoísta de tales cuerpos, de tales almas, se llama “virtud”. Esta alegría egoísta [...] desprecia igualmente toda sabiduría lamentable; pues, en verdad existe también la sabiduría que florece en la oscuridad; una sabiduría de sombras nocturnas que constantemente suspira: “Todo es inútil!” [...] Pero odia hasta la repulsión a quien jamás quiere defenderse, a aquel que se traga los escupitajos venenosos y las miradas torvas, al paciente demasiado paciente que lo soporta todo y con todo se contenta; porque éstas son costumbres de lacayos. (Pg. 196 y siguientes.)


      5) El hombre es algo que debe ser superado. Puede uno llegar a superarse por numerosos caminos y medios: ¡en tí está el conseguirlo! Sólo el bufón piensa: “También se puede saltar por encima del hombre”. Supérate a ti mismo, incluso en tu prójimo. ¡No consientas que te regalen un derecho que tú erez capaz de conquistar! Lo que tú haces nadie puede hacértelo a su vez. Y no hay recompensa en ello. Quien no puede mandarse a sí mismo, debe obedecer. ¡Y los hay que saben mandarse, pero les falta mucho para que también sepan obedecer. (Pg. 204)


      6) Quien forma parte del populacho quiere vivir gratuitamente; pero nosotros, a quienes la vida nos ha sido dada..., ¡nosotros pensamos constantemente en lo mejor que podríamos dar a cambio! (Ven nota Nº 4) En verdad, es un noble lenguaje el que dice: “Lo que la vida nos ha prometido nosotros queremos mentenerlo... para la vida.” No se debe querer gozar cuando no hay de qué gozar. ¡No se debe querer gozar! Porque el placer y la inocencia son las dos cosas más púdicas: ninguna de las dos quiere ser buscada. Es necesario poseerles... (Pg. 205)


      7) ¡Líbrame de todas las victorias ruines! Azar de mi alma que yo llamo destino! ¡Tú que estás en mí por encima de mí! ¡Guárdame y resérvame para un gran destino! Y tu última grandeza, voluntad mía, consérvala para el fin... ¡Para que seas implacable en tu victoria! ¡Ay! ¿Qué pies no han tropezado y olvidado su andar en la victoria?... Para que un día me halle dispuesto y maduro al llegar el gran mediodía, dispuesto y maduro como el bronce calentado hasta el blanco, como la nube preñada de relámpagos y la ubre repleta de leche..., dispuesto para mí mismo y para mi más oculta voluntad; un arco que arde en deseos de conocer su flecha, una flecha que arde en deseos de conocer su estrella... ¡Una estrella dispuesta y madura en su mediodía, traspasada y ardiente, dichosa de la celeste flecha que la destruye..., sol en sí misma y cruel voluntad de sol, dispuesto a destruir en la victoria! ¡Oh voluntad! ¡Descanso de toda pena; tu, mi necesidad! ¡Resérvame para una gran victoria!... (Pg. 221)


      3) Alcanzar los valores establecidos, el dinero, el poder, etc.,no es diminar en el sentido nietzcheano de la palabra sino someterse a los valores diminantes. Es la idea del poder que se hace el esclavo, impotente para crear sus propios valores. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 18)


      4)- La razón última del inmoralismo de Zaratustra no es otra que la de devolver al hombre la conciencia de su voluntad creadora para que pueda ejercer siempre una soberana resistencia contra toda valoración que pretendiéndose absoluta se convierta así en una nueva forma de maestría. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 18)


      5) Todo lo que es viviente tiene algo de obediencia. Y he aquí mi segunda comprobación: se manda a aquel que no sabe obedecer a sí mismo. Y tal es la costumbre de lo que es viviente. Y he aquí mi tercera; mandar es más difícil que obedecer. Porque quien manda lleva sobre sí, además, el peso de todos los que obedecen y algunas veces este peso le aplasta. En todo mando he advertido un peligro y un riesgo. Y siempre, cuando manda el que es viviente, lo que es viviente arriesga su vida. Y cuando lo que es viviente se manda a sí mismo, es menester que lo que es viviente expíe su autoridad y sea juez, vengador y víctima de sus propias leyes. (Pg. 128)


      6) Y donde hay sacrificio y favor prestado y mirada amorosa, hay también voluntad de ser dueño. Por estos caminos desviados se desliza el más debil dentro de la fortaleza y hasta en el corazón del más poderoso; allí es donde roba el poder. (Pg.128)


      7) Y como la más pequeño se abandona a lo más grande, porque lo más grande quiere gozar de lo más pequeño y dominarlo, así, lo más grande también se abandona y arriesga su vida por el poder. Este es el abandono más grande. ¡Que en ello haya temeridad y peligro y que lo más grande goce su vida! (Pg.128)


      8) En verdad os digo: que el bien y el mal que fueran imperecederos... ¡no existen! Preciso es que el bien y el mal se superen constantemente. Con vuestros valores y vuestras palabras del bien y del mal ejercéis la fuerza, vosotros los apreciadores del valor; esto es vuestro amor oculto, el brillo, la devoción y el desbordamiento de vuestra alma. Pero un poder más fuerte crece en vuestros valores, una nueva victoria sobre sí mismo que quiebra los huevos y las cáscaras de los huevos. Y quien quera ser creador en el bien y en el mal, deberá comenzar por destruir y pór romper valores. Así, la mayor malignidad forma parte de la mayor benignidad. Pero esta benignidad es la benignidad del creador. (Pg. 129)



    FUERTE - DEBIL / ENFERMO - SANO

    (ir arriba)

      1) Tienen la modestia de su virtud, porque quieren tener sus comodidades. Mas solo una virtud modesta se aviene con las comodidades. También aprenden a andar a su modo y hacia adelante: es lo que yo llamo andar a la pata coja. De este modo constituyen un obstáculo para los que tienen prisa. [...] Y he aquí la peor de las hipocresías que encontré entre ellos: los que mandan simulan las virtudes de los que obedecen. [...] Para ellos es virtud aquello que transforma en modesto y domesticado, ellos han hecho del lobo un perro y del mismo hombre el mejor animal demástico del hombre. (Pgs. 176/7)


      2) ...y el animal más repugnante que he encontrado entre los hombres lo he denominado parásito. Este querría amar y querría vivir del amor. Yo llamo desgraciados a todos los que sólo pueden escoger entre dos cosas: llegar a ser animales feroces o feroces domadores de animales. (Ver contraste y contactos en tema Voluntad de Poder, “deseo de donimación...”) Llamo también desgracias a los que se ven obligados a esperar siempre.., todos estos consumeros y abaceros, estos reyes y demás guardianes de tiendas y de países..., no son de mi gusto. En verdad, también yo he aprendido a esperar, a esperar largo tiempo, pero a esperarme a mí. Y he aprendido, sobre todo, a tenerme en pie, a andar, a correr, a saltar, a trepar y a bailar. Pues ésta es mi doctrina: el que quiera llegar a aprender a volar un día, debe, de antemano, aprender a tenerse en pie, a andar, a correr, a saltar, a trepar y a bailar; ¡no se aprende a volar de buenas a primeras! (Pg. 200)


      3) (Para quién escribe también Zaratustra?) He aprendido esto del sol cuando se pone, del pródigo sol, que en ese momento derrama sobre el mar el oro de su riqueza inagotable..., de suerte que hasta los más pobres pescadores reman en ese momento con remos de oro.


      4) Lo mejor de nosotros es todavía joven: esto es lo que irrita las viejas gargantas. Nuestra carne es tierna, nuestra piel no es sino una piel de cordero... ¡Cómo no hemos de tentar (seducir) a los viejos sacerdotes idólatras! Todavía vive en nosotros mismos el viejo sacerdote idólatra que se prepara a celebrar un festín con lo mejor que hay en nosotros. (Pg. 205)


      5) Os investiré de una nueba nobleza, que os revelo debéis ser para mí creadores y educadores..., sembradores del porvenir. En verdad, no es una nobleza que podáis comprar como combra el abacero con su oro, porque lo que tiene precio tiene escaso valor. ¡Lo que os honrará más no será vuestro origen, sino el fin que perseguís! ¡Que sea vuestro honor vuestra voluntad, y el paso que dais hacia adelante queriendo sobrepasaros a vosotros mismos! (Pg. 208/9)


      6) He escuchado a piadosos alucinados del ultramundo decir a su conciencia palabras como éstas, en serio, sin malicia ni chanza, aunque no haya sobre la tierra nada más falso ni nada peor. “¡Dejad, pues, al mundo ser el mundo! ¡No levantéis ni un dedo contra él!” :¡Dejad a la gente hacerse ahorcar por los que quieran, dejadla hacerse degollar, golpear, maltratar y desollar!: no levantéis ni un dedo para oponeros. Esto les enseñará a renunciar al mundo.” “Y deberías también humillar y degollar a tu propia razón, porque tu razón es de este mundo...; así aprenderías tú mismo a renunciar al mundo...” ¡Oh hermanos míos!: romped, rompedme estas viejas tablas de los devotos! ¡Destrozad en vuestras bocas las palabras de los calumniadores del mundo! (Pg. 211)


      7) ¡Oh hermanos míos! Zaratustra llega a manera de una ráfaga de viento fresco para todos estos que están cansados de su camino; ¡muchas narices estornudarán a causa de él! ¡Mi libre aliento sopla igualmente a través de los muros de las prisiones y en los espíritus presos! La voluntad liberta: proque la voluntad es creadora; esto es lo que yo enseño. ¡Os es necesario aprender, sólo para crear! ¡Y de mí solamente necesitáis aprender a aprender, a aprender bien!... Quien tenga oídos que oiga. (Pg. 212)


      8) Bosteza de cansancio, fatigado de su camino, de la tierra, de su objeto y de sí mismo; no quiere dar ni un paso más... ¡este valiente! Ahora el sol le acribilla con sus rayos, y los perros querrìan lamer su sudor; pero él, con su testarudez, se ha acostado ahí, y prefiere consumirse...; ¡consumirse a una cuarta de su objeto! [...] ¡Dejadle dormido hasta que se despierte por sí mismo..., hasta que rechace por sí mismo todo cansancio y toda seal de cansancio! Pero, alejad de él, hermanos míos, a los perros, a los cazurros perezosos y a toda esa hormigueante canalla..., ¡a toda la hormigueante canalla de las gentes “ilustradas”, que se alimentan del sudor de los héroes!... )Pg. 213)


      9) Y su arte de adivinar dónde está el cansancio de las almas que suben, consiste en esto: en construir su repugnante nido en vuestra aflicción, en vuestro descontento, en vuestro frágil pudor. Allá donde el fuerte es debil, allá donde el noble es demasiado indulgente..., allí construye él su nido repugnante: el parásito habita donde el grande tenga secretos enfermos. (Pg.214)


      10) Porque el alma que posee la escala más larga y que más bajo puede descender, ¿cómo no había de llevar sobre ella el mayor número de parásitos?... El alma más amplia, que puede correr, extraviarse y errar al límite, dentro de sí misma, la más necesaria, que por placer se precipita en el azar..., el alma que es, que se zambulle en el devenir; el alma que posee, que quiere entrar en el querer y en el deseo..., el alma que huye de sí misma y que viene al encuentro de sí misma en el más amplio círculo; el alma más sabia, a quien la locura convida con la mayor dulzura..., el alma que más se ama a sí misma, en quien todas las cosas tienen su elevación y su descenso, su flujo y su reflujo... ¡Oh! ¿Cómo el alma más elevada no había de tener los peores parásitos? (Pg.214)



    TEOLOGIA / CAUSALIDAD - CASUALIDAD

    (ir arriba)

      1) ¿Te llamas libre? Quiero que me digas tu pensamiento más importante y que no te has escapado de un yugo. ¿Eres alquien que tuvo el derecho de liberarse de un yugo? Hay quienes pierden su último valor al sacudirse de una servidumbre. ¿Libre, de qué? ¡Qué importa eso a Zaratustra! ¡Pero tu límpida mirada debe anunciarme: ¿libre, para qué? ¿Puedes señalarte a ti mismo tu bien y tu mal y suspender tu voluntad por encima de ti como una ley? ¿Puedes ser tú el vengador y el juez de tu propia ley? (Pg. 85)


      2) Ates de salir el sol. (Pg. 172)


      En verdad, es una bendición y no una maldición enseñar que: “Sobre todas las cosas, se halla el cielo-casualidad, el cielo-inocencia, el cielo-acaso, el cielo-petulancia.” “Por casualidad”, tal es la más antigua nobleza del mundo. Yo se la he otorgado a todas las cosas, las he libertado de la servidumbre de la finalidad. Esta libertad y esta serenidad celestes las he colocado como campanas de azul sobre todas las cosas, cuando he enseñado que por encima de ellas, y por ellas, ninguna “voluntad eterna” afirmaba su voluntad. Yo he colocado, en lugar de esta voluntad, esta petulancia y esta locura, cuando he enseñado que: Una cosa hay que será siempre imposible: ¡ser razonable!. No obstante, un poco de razón, un grano de sabiduría disperso de estrella en estrella..., esta levadura está mezclada a todas las cosas” ¡se debe a la locura que la sabiduría esté mezclada a todas las cosas! Es posible un poco de sabiduría; pero en todas las cosas he hallado esta venturosa certidumbre: prefieren bailar sobre los pies de la casualidad. [...] Ahora, para mí, tu pureza consiste en esto: que no existe la eterna araña y la tela de araña de la razón... (Pg.174)


      3) Yo soy Zaratustra, el impío: yo hago hervir en mi marmita todo lo que es casualidad. Y solamente cuando la casualidad está cocida en su punto le doy la bienvenida para hacer de ella mi alimento. Y, en verdad, muchas casualidades se han acercado a mí en plan de amo. Pero mi voluntad les habló en un tono más imperioso aún e inmediatamente se postraron de rodillas ante mí, suplicándome... (Pg. 178)


      4) Vosotros no prestáis ayuda para tejer la tela del porvenir de los hombres, y vuestra misma nada es una tela de araña (razón - ver filosofía/ciencia) y una araña que vive de la sangre del porvenir! (Pg. 179)


      5) Os investiré de una nueba nobleza, que os revelo debéis ser para mí creadores y educadores..., sembradores del porvenir. En verdad, no es una nobleza que podáis comprar como combra el abacero con su oro, porque lo que tiene precio tiene escaso valor. ¡Lo que os honrará más no será vuestro origen, sino el fin que perseguís! ¡Que sea vuestro honor vuestra voluntad, y el paso que dais hacia adelante queriendo sobrepasaros a vosotros mismos! (Pg. 208/9)


      6) ¡Es preciso que yo sea lucha, devenir, fin y obstáculo para el fin¡ ¡Quién adivina mi voluntad adivina también los tortuosos caminos que necesita seguir! Cualquiera que sea la cosa que yo cree y la manera como la ame, es preciso que pronto sea su adversario y el adversario de mi amor: así lo quiere mi voluntad. (Pg. 129)


      7) Todas las vrdades que se mantienen en silencio llegan a convertirse en venenosas. ¡Y que sea quebrantado todo lo que pueda ser quebrantado por nuestras verdades! ¡Todavía quedan muchas cosas por construir! (Pg. 130)



    SUJETO / SER / CUERPO / SUPERHOMBRE

    (ir arriba)

      1) _El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre; una cuerda tendida sobre el abismo. Es peligroso pasar al otro lado, peligroso permanecer en el camino, peligroso mirar hacia atrás; peligroso pararse y peligroso temblar. La grandeza del hombre está en ser un puente y no un fin; lo que hay en él digno de ser amado es el sr un tránsito y un crepúsculo. (Pg. 42)


      2) Allí también recogí sobre mi camino el calificativo de superhombre y esta doctrina: el hombre es algo que debe ser superado..., el hombre es un puente y no un fin/ [...] Les he enseñado todos mis pensamientos y todas mis aspiraciones: les he enseñado a reunir y a juntar todo lo que hay en el hombre de fragmentario, de enigmático y de azar lúgubre..., como poeta, como adivinador de enigmas, como redentor del azar, les he enseñado a ser acreedores del porvenir, y a salvar, creando, todo lo que fue. Salvar el pasado del hombre y transformar todo “lo que era” hasta que la voluntad diga: “¡Así quería yo que esto fuese! ¡Así lo querré!” Esto es lo que yo he llamado su salvación; les he enseñado a llamar salvación únicamente a esto. (Pg. 204)


      3) El hombre es algo que debe ser superado. Puede uno llegar a superarse por numerosos caminos y medios: ¡en tí está el conseguirlo! Sólo el bufón piensa: “También se puede saltar por encima del hombre”. Supérate a ti mismo, incluso en tu prójimo. ¡No consientas que te regalen un derecho que tú erez capaz de conquistar! Lo que tú haces nadie puede hacértelo a su vez. Y no hay recompensa en ello. Quien no puede mandarse a sí mismo, debe obedecer. ¡Y los hay que saben mandarse, pero les falta mucho para que también sepan obedecer. (Pg. 204)


      4) Detrás de ellos (los sentidos y el espíritu) todavía se encuentra el ser. El ser, él también, busca con los ojos de los sentidos y escucha con los oídos del espíritu (ser, no en el sentido de sustancia, sino en el de voluntad de poder?) El ser siempre busca y escucha: compara, somete, conquista y destruye. Reina y domina hasta sobre el yo. Detrás de tus pensamientos y de tus sentimientos existe un señor más poderoso, un sabio desconocido: se llama el ser. Vive en tu cuerpo; es tu cuerpo. Hay más razón en tu cuerpo que en la mejor sabiduría.[...] Tu ser se ríe de tu yo y de sus cabriolas. “¿Qué son para mí estos saltos y estos vuelos del pensamiento?”, se pregunta. Y él mismo responde” “Un rodeo hacia mi objeto. Soy los andadores del yo y el inspirador de sus ideas” El ser dice al yo: “Excperimenta dolores.” Y el yo sufre y decide no sufrir más. Y para este fin debe pensar. El ser dice al yo: “Experimenta alegrías.” Entonces el yo se regocija y sueña en seguir regocijándose con frecuencia, y para este fin debe pensar. (Pg. 60)



    ACTIVO - REACTIVO

    (ir arriba)

      1) Me agradan los valientes; pero no basta el ser un buen combatiente... ¡es necesario, igualmente, saber a quién se hiere! Y, con frecuencia, hay más valentía en abstenerse y en pasar de largo, con el fin de reservarse para un enemigo más digno. No debéis tener sino enemigos dignos de odio; pero de ningún modo enemigos dignos de desprecio: es preciso que os sintáis orgullosos de vuestro enemigo; ya he enseado esto otra vez. (Pg. 215)


      2) Es por esto por lo que Zaratustra sigue una política inversa a la de todos los políticos dialécticos, herederos de la pedagogía de la decadencia inaugurada por el cristianismo: no disimular el poder ni tratar de negarlo, ni siquiera criticarlo de modo explícito, sino, al contrario, exaltar sus rasgos, recordar una y otra vez el verdadero lugar de emergencia de los valores, ponderar incluso la violencia de los que dominan, porque descubrir su juego es también simultáneamente proporcionar las armas para combatirlo. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 19)


      3) No se trata de que Nietzche piense abolir de una vez por todas la maestría y restituirla por una especie de deseo espontáneo, y menos aún por una energía natural y no mediatizada. Nietzsche sabe que el poder reactivo es decir aquel que se oculta a sí mismo para mejor ejercer la dominación, no falta nunca; pero frente a éste, es su deseo que otro tipo de poder, aquel que se afirma abiertamente a sí mismo, pueda ejercerse de manera activa y permanente contra toda afirmación de poder establecido. Dolores Castrillo, introducción a Zaratustra. (Pg. 21)



    VALORES / CREACION DE / BIEN - MAL

    (ir arriba)

      1) Alrededor de los inventores de los nuevos valores gira el mundo; gira invisiblemente. Alrededor de los histriones giran el pueblo y la gloria; así “va el mundo”. (Pg. 75)


      2) Por encima de cada pueblo está suspendido un índice de valores. Es el índice de sus triunfos, es la voz de su voluntad de poder. [...] En verdad, los hombres se dieron a sí mismos su bien y su mal. En verdad, no los tomaron ni los encontrarion ni los escucharon como una voz caída del cielo. El hombre fue quien puso los valores sobre las cosas a fin de sobrevivir. ¡Fué él quien creó el sentido de las cosas, un sentido humano! Por esto se llamaba “hombre”; es decir, el que valúa. Evaluar es crear. Vosotros: ¡escuchad: sois creadores! Vuestra evaluación convierte en tesoros y joyas todas las cosas evaluadas. El valor se establece por la evaluación. [...] Los valores cambian cuando el creador se transforma. Quien debe crear tiene siempre que destruir. (Pg. 81)


      3) ¿Te llamas libre? Quiero que me digas tu pensamiento más importante y que no te has escapado de un yugo. ¿Eres alquien que tuvo el derecho de liberarse de un yugo? Hay quienes pierden su último valor al sacudirse de una servidumbre. ¿Libre, de qué? ¡Qué importa eso a Zaratustra! ¡Pero tu límpida mirada debe anunciarme: ¿libre, para qué? ¿Puedes señalarte a ti mismo tu bien y tu mal y suspender tu voluntad por encima de ti como una ley? ¿Puedes ser tú el vengador y el juez de tu propia ley? (Pg. 85)


      4) Pero el enemigo más peligroso que puedas encontrar será siempre “tú mismo”. Eres “tú mismo” quien te acecha en las cavernas y en las selvas. (Relacionado a capítulo del eterno retorno). Solitario: ¡tú sigues el camino que conduce a ti mismo! Y tu camino, ¿pasa delante de ti mismo y delante de tus siete demonios? Serás herético hacia tí mismo; brujo y adivino; loco e incrédulo; impío y malvado. Es preciso que quieras consumirte en tu propia llama. ¿Cómo querrías renovarte sin reducirte previamente a cenizas? Solitario: tú sigues el camino del creador. (Pg. 86)


      5) Pero, yo os he enseñado a decir: superhombre. Dios es una conjetura. Pero yo quiero que vuestra conjetura no vaya más lejos que vuestra voluntad creadora. [...] ¿Podríais concebir un Dios? ¡Que esto signifique para vosotros la verdadera voluntad de que todo sea transformado por vosotros en lo que el hombre pueda imaginar, ver y sentir! ¡Vuestra imaginación debe avanzar hasta el límite de vuestros sentidos! Y lo que llamáis mundo ¡habèis de crearlo!; ¡debe ser vuestra razón, vuestra imagen; vuestra voluntad y vuestro amor! ¡Y esto será verdaderamente vuestra felicidad, vosotros que buscáis el conocimiento! ¿Cómo soportáis la vida sin esta esperanza, vosotros que buscáis el conocimiento? (Pg. 102)


      6)- ¡Qué no he abandonado yo para tener una sola cosa: este plantel viviente de mis pensamientos y esta luz matutina de mis esperanzas más leevadas! Un día el creador buscó a los compaeros y a los hijos de su esperanza. Y, ¡he aquí!, aconteció que no podía encontrarlos si no era empezando por crearlos él mismo. Estoy, pues, en el centro de mi obra, yendo hacia mis hijos y volviendo de entre ellos; es preciso que, por sus hijos, se realice Zaratustra a sí mismo. Porque únicamente se ama desde el fondo del corazón al hijo propio y a la propia obra; y allí donde existe un gran amor de sí mismo, es esto signo de fecundidad: esto es lo que he observado. (Pg. 169). (Afirmación = creación de valores = superarse a sí mismo = superhombre.)


      7) “¡Muerde! ¡Muerde sin descanso!” “¡Arráncale la cabeza! ¡Muerde sin descanso...!” [...] Escupió lejos de sí la cabeza de la serpiente, que saltó sobre sus piernas... No era ya ni hombre ni pastor..., estaba transfigurado, radiante, reía! Nunca hasta enconces había visto reir a nadie como a él! ¡Oh hermanos míos! He oído una risa que no era la risa de un hombre... (Pg. 168)


      8) Pero yo... no oía, hasta que, al fin, mi abismo comenzó a agitarse y mi pensamiento me mordió. ¡Ay! ¡Pensamiento llegado de mi abismo, tu, que eres mi pensamiento! ¿Cuándo encontraré fuerzas para oírte cavar y no temblar? (Pensamiento del eterno retorno). [...] Nunca me he atrevido todavía a llamarte a la superficie: ¡Me ha bastado llevarte conmigo! Todavía no he sido lo suficientemente fuerte para la última audacia del león, para la última temeridad. Tu pesadez siempre me ha sido terrible; ¡Pero quiero encontrar un día la fuerza y la voz del león para hacerte subir a la superficie! ¡Cuando haya conseguido esto en mí, conseguiré algo todavía más grande, y una victoria será la señal de mi realización! Hasta tanto, continuaré navegando a la deriva a través de inciertos mares. La casualidad me lame y me acaricia. (Hasta que no se decide a sacar a la superficie la idea del eterno retorno, la casualidad y el devenir son aguas que lo conducen. Pero es posible crear un valor, y con esto, producir la combinación de fuerzas que merezca ser vivida de nuevo, para toda la eternidad.) (Pg. 170)


      9) Mas el que dice” “¡Este es mi bien y mi mal!, éste se ha descubierto a sí mismo, con estas palabras ha hecho callar al topo y al enano que dicen: “Bien para todos, mal para todos” En verdad, tampoco me gustan aquellos para quien todas las cosas son buenas y que llaman a este mundo el mejor de los mundos. Los llamo los satisfechos. ¡No es el mejor de los gustos la satisfacción que gusta de todo! ¡Yo alabo la lengua del gastrónomo, el paladar delicado y raro que ha aprendido a decir: “Yo”, y “Sí” y “No”. Pero mascarlo todo y digerirlo todo..., es hacer como los cerdos! (Pg. 200).


      10) Esperando, hablo como el que dispone de tiempo, me hablo a mí mismo. Nadie me cuenta cosas nuevas: yo me cuento, pues, a mí mismo. (Ver tema afirmación de sí mismo sobre la espera, nota Nº 13) (Pg. 201).


      11) ...y el que quería dormir a gusto hablaba todavía del bien y del mal antes de acostarse. Yo he sacudido el sopor de este sueñño al enseñar que: Nadie sabe todavía lo que es bien y mal... ¡a no ser el creador! Pero es el creador quien crea la finalidad de los hombres y quien da su sentido y su porvenir a la tierra: solamente él crea el bien y el mal de todas las cosas. (Pg. 202)


      12) En verdad os digo: que el bien y el mal que fueran imperecederos... ¡no existen! Preciso es que el bien y el mal se superen constantemente. Con vuestros valores y vuestras palabras del bien y del mal ejercéis la fuerza, vosotros los apreciadores del valor; esto es vuestro amor oculto, el brillo, la devoción y el desbordamiento de vuestra alma. Pero un poder más fuerte crece en vuestros valores, una nueva victoria sobre sí mismo que quiebra los huevos y las cáscaras de los huevos. Y quien quera ser creador en el bien y en el mal, deberá comenzar por destruir y pór romper valores. Así, la mayor malignidad forma parte de la mayor benignidad. Pero esta benignidad es la benignidad del creador.(Pg. 129)



    AFIRMACION DE SI MISMO / RENUNCIA

    (ir arriba)

      1) Yo os digo que vuestro amor al prójimo es vuestro desamor a vuestra propia persona. [...] ¡Más bien os aconsejaría la huída del prójimo y el amor del futuro. [...] Por encima del amor del hombre yo coloco el amor por las cosas y por los fantasmas. Este fantasma que corre por delante de ti, hermano mío, este fantasma es más hermoso que tú. ¿Por qué no le prestas tu rostro y tus huesos? Pero sientes miedo y huyes hacia tu prójimo. (Pg. 83)


      2) Solitario: tú sigues el camino del amante. Te amas a ti mismo y por eso te desprecias como sólo precisan los amantes. El que ama ansía crear porque desprecia. No sabe nada de amor quién no ha tenido que despreciar lo que más amaba. ( Relacionado con capítulo de las tres transformaciones). (Pg. 86)


      3) Vosotros, que os habéis elegido vosotros mismos, seréis un día un pueblo elegido. Y de este pueblo nacerá el superhombre. En efecto, ha de llegar el día en que la tierra será un lugar de salud. (Salud = afirmación / enfermedad = renuncia, de antemano vencidos, etc.) (Pg. 98)


      4) Pero el enemigo más peligroso que puedas encontrar será siempre “tú mismo”. Eres “tú mismo” quien te acecha en las cavernas y en las selvas. (Relacionado a capítulo del eterno retorno). Solitario: ¡tú sigues el camino que conduce a ti mismo! Y tu camino, ¿pasa delante de ti mismo y delante de tus siete demonios? Serás herético hacia tí mismo; brujo y adivino; loco e incrédulo; impío y malvado. Es preciso que quieras consumirte en tu propia llama. ¿Cómo querrías renovarte sin reducirte previamente a cenizas? Solitario: tú sigues el camino del creador. (Pg. 86).


      5) ¡Alto ahí, enano! _grité_. ¡O yo, o tú! Pero yo soy el más fuerte de los dos... ¡Tú no conoces mi más profundo pensamiento (eterno retorno). [...] Y el enano murmuró: “Todo lo que es recto miente.Toda verdad es una curva; el mismo tiempo es un círculo.” “¡Espíritu de la pesadez!, exclamé con ira, ¡no tomes la cosa tan a la ligera! [...] Mira este instante!, proseguí. (Pg.166)


      6)- ¡Qué no he abandonado yo para tener una sola cosa: este plantel viviente de mis pensamientos y esta luz matutina de mis esperanzas más leevadas! Un día el creador buscó a los compaeros y a los hijos de su esperanza. Y, ¡he aquí!, aconteció que no podía encontrarlos si no era empezando por crearlos él mismo. Estoy, pues, en el centro de mi obra, yendo hacia mis hijos y volviendo de entre ellos; es preciso que, por sus hijos, se realice Zaratustra a sí mismo. Porque únicamente se ama desde el fondo del corazón al hijo propio y a la propia obra; y allí donde existe un gran amor de sí mismo, es esto signo de fecundidad: esto es lo que he observado. (Pg. 169).


      7) Tienen la modestia de su virtud, porque quieren tener sus comodidades. Mas solo una virtud modesta se aviene con las comodidades. También aprenden a andar a su modo y hacia adelante: es lo que yo llamo andar a la pata coja. De este modo constituyen un obstáculo para los que tienen prisa. [...] Y he aquí la peor de las hipocresías que encontré entre ellos: los que mandan simulan las virtudes de los que obedecen. [...] Para ellos es virtud aquello que transforma en modesto y domesticado, ellos han hecho del lobo un perro y del mismo hombre el mejor animal demástico del hombre. (Pgs. 176/7)


      8) ¡Estos profesores de resignación! [...] Mis semejantes son todos aquellos que a sí mismos se dan su voluntad y que se despojan de toda resignación. (Pg. 178)


      9) ¡Ay! ¡Que no comprendéis mis palabras!: “Haced siempre lo que queráis; ¡pero sed de antemano de los que pueden querer!” “Amad siempre a vuestro prójimo como a vosotros mismos; pero sed de antemano de los que se aman a sí mismos..., de los que se aman con el gran amor, con el gran desprecio!: (Pg. 179).


      10) (Voluptuosidad, deseo de dominio, egoismo: ver tema Voluntad de Poder)


      Esta alegría egoísta [...] desprecia igualmente toda sabiduría lamentable; pues, en verdad existe también la sabiduría que florece en la oscuridad; una sabiduría de sombras nocturnas que constantemente suspira: “Todo es inútil!” [...] Pero odia hasta la repulsión a quien jamás quiere defenderse, a aquel que se traga los escupitajos venenosos y las miradas torvas, al paciente demasiado paciente que lo soporta todo y con todo se contenta; porque éstas son costumbres de lacayos. (Pg. 196 y subsiguientes.)


      11) El avestruz corre con más rapidez que el jinete más veloz, pero también ella escode pesadamente la caza en la pesada tierra; lo mismo hace el hombre que todavía no sabe volar. La tierra y la vida le parecen pesadas, y esto es lo que quiere el espíritu de la pesadez. Sien embargo, el que quiera llegar a ser ligero como el pájaro debe amarse a sí mismo..., esto es lo que yo enseño, yo. [... Es necesario aprender a amarse a sí mismo con amor sano, con el fin de soportarse a sí mismo y no vagabundear..., esto es lo que enseño. Tal vagabundaje ha recibido el nombre de “amor al prójimo”... (Pg. 198)


      12) Y en verdad, aprender a amarse no es un mandato para hoy ni para maana. Por el contrario, es, de todas las artes, la más sutil, la más astuta y la más paciente. Porque toda propiedad está muy oculta para su poseedor, y de todos los tesoros, el que os pertenece es el que más tarde se descubre...; he ahí la obra del espíritu de la pesadez. Apenas entramos en la cuna, y ya nos dotan con pesadas palabras y pesados valores: “Bien y mal:” se llama este patrimonio. (Pg. 199).


      13) Llamo también desgracias a los que se ven obligados a esperar siempre.., todos estos consumeros y abaceros, estos reyes y demás guardianes de tiendas y de países..., no son de mi gusto. En verdad, también yo he aprendido a esperar, a esperar largo tiempo, pero a esperarme a mí. Y he aprendido, sobre todo, a tenerme en pie, a andar, a correr, a saltar, a trepar y a bailar. Pues ésta es mi doctrina: el que quiera llegar a aprender a volar un día, debe, de antemano, aprender a tenerse en pie, a andar, a correr, a saltar, a trepar y a bailar; ¡no se aprende a volar de buenas a primeras! (Pg. 200)


      14) El hombre es algo que debe ser superado. Puede uno llegar a superarse por numerosos caminos y medios: ¡en tí está el conseguirlo! Sólo el bufón piensa: “También se puede saltar por encima del hombre”. Supérate a ti mismo, incluso en tu prójimo. ¡No consientas que te regalen un derecho que tú erez capaz de conquistar! Lo que tú haces nadie puede hacértelo a su vez. Y no hay recompensa en ello. Quien no puede mandarse a sí mismo, debe obedecer. ¡Y los hay que saben mandarse, pero les falta mucho para que también sepan obedecer. (Pg. 204)


      15) (Comparar con nota Nº 4.) Lo mejor de nosotros es todavía joven: esto es lo que irrita las viejas gargantas. Nuestra carne es tierna, nuestra piel no es sino una piel de cordero... ¡Cómo no hemos de tentar (seducir) a los viejos sacerdotes idólatras! Todavía vive en nosotros mismos el viejo sacerdote idólatra que se prepara a celebrar un festín con lo mejor que hay en nosotros. (Pg. 205)


      16) Os investiré de una nueba nobleza, que os revelo debéis ser para mí creadores y educadores..., sembradores del porvenir. En verdad, no es una nobleza que podáis comprar como combra el abacero con su oro, porque lo que tiene precio tiene escaso valor. ¡Lo que os honrará más no será vuestro origen, sino el fin que perseguís! ¡Que sea vuestro honor vuestra voluntad, y el paso que dais hacia adelante queriendo sobrepasaros a vosotros mismos! (Pg. 208/9)


      17)He escuchado a piadosos alucinados del ultramundo decir a su conciencia palabras como éstas, en serio, sin malicia ni chanza, aunque no haya sobre la tierra nada más falso ni nada peor. “¡Dejad, pues, al mundo ser el mundo! ¡No levantéis ni un dedo contra él!” :¡Dejad a la gente hacerse ahorcar por los que quieran, dejadla hacerse degollar, golpear, maltratar y desollar!: no levantéis ni un dedo para oponeros. Esto les enseñará a renunciar al mundo.” “Y deberías también humillar y degollar a tu propia razón, porque tu razón es de este mundo...; así aprenderías tú mismo a renunciar al mundo...” ¡Oh hermanos míos!: romped, rompedme estas viejas tablas de los devotos! ¡Destrozad en vuestras bocas las palabras de los calumniadores del mundo! (Pg. 211)


      18) Porque el alma que posee la escala más larga y que más bajo puede descender, ¿cómo no había de llevar sobre ella el mayor número de parásitos?... El alma más amplia, que puede correr, extraviarse y errar al límite, dentro de sí misma, la más necesaria, que por placer se precipita en el azar..., el alma que es, que se zambulle en el devenir; el alma que posee, que quiere entrar en el querer y en el deseo..., el alma que huye de sí misma y que viene al encuentro de sí misma en el más amplio círculo; el alma más sabia, a quien la locura convida con la mayor dulzura..., el alma que más se ama a sí misma, en quien todas las cosas tienen su elevación y su descenso, su flujo y su reflujo... ¡Oh! ¿Cómo el alma más elevada no había de tener los peores parásitos? (Pg.214)



    SUPERHOMBRE

    (ir arriba)

      1) _El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre; una cuerda tendida sobre el abismo. Es peligroso pasar al otro lado, peligroso permanecer en el camino, peligroso mirar hacia atrás; peligroso pararse y peligroso temblar. La grandeza del hombre está en ser un puente y no un fin; lo que hay en él digno de ser amado es el sr un tránsito y un crepúsculo. (Pg. 42)






Ver más Editorial Artnovela Librería Artnovela Cuentos y relatos Artículos y monografías Biblioteca Comunidad



Artnovela ediciones: programa de Intercambio de banners con páginas culturales