Artnovela Ediciones: Cómo publicar un libro

Publicite en
Artnovela



Abstract paintings
Oil paintings
Pastel paintings
Portrait paintings
Original paintings
Bogart paintings
Apple paintings



Mi cuenta

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Gratis
. ¿Perdió su clave?



LLÁMENOS

Call Center
Internacional


Para conocer nuestros teléfonos en Estados Unidos, España y América del Sur visiteeste enlace





Total Hits
Hemos recibido
30909371
impresiones desde FEBRERO 2002

INTERCAMBIO




Añada su banner


Librería Temática

Autores destacados de hoy


Rowling

Cualquier libro de este autor es una obra maestra. Consultar bibliografía disponible.
.............................

Buscar
otro autor






Revistas de literatura

Alemán

. Wespennest
. Titel Magazine
. Spiegel
. Podium
. Neue Sirene
. Lettre International
. Dulzinea
. Dichtung-digital
. Das Literatur-Café
. Bluentenleser.

Español

. Revista de Occidente
. Litoral
. Leer
. Insula
. Espéculo
. ARCE

Francés

. Poétique
. Magazine Littéraire

Inglés

. Threepenny Review
. Poets & Writers
. Paris Review
. New Yorker
. New York Review
. Lurch Magazine.
. Granta
. Columbia Review
. Boston Review
. American Poetry


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



BOLSA DE TRABAJO

Dirigida a profesionales con experiencia en diseño, ilustración, edición de contenidos, corrección de estilo y de pruebas, traducción literaria, etcétera.

Envíe aquí su curriculum y remuneración pretendida.


SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Taller literario
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. Postales animadas
. Internet gratis

. FORO


LIBRERÍA
. Libros disponibles
. Búsquedas
. Bolsa de compras
. Formas de pago


Nuestra librería realiza envíos al exterior, Capital Federal e interior de la República Argentina.


PROGRAMA C2: EDICIóN EN PAPEL Y FORMATO ELECTRóNICO. 50 EJEMPLARES IMPRESOS PARA EL AUTOR


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

. Enlaces
. Banners
. Afiliados




Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
El cuento de nunca acabar? Contenido: Este corto relato nos transforma en testigos de las peripecias y sufrimientos de una vida que ve destruidas una a una sus ilusiones sobre el futuro a causa de una enfermedad llamada esquizofrenia. Fin [...LEER MÁS / COMPRAR ]


Los siete puentes. Por Yukio Mishima.



página(s) : 3/4
(5315 palabras totales en este texto)
(2995 Lecturas)   Versión Imprimible



Aun antes de llegar a la estación, Kanako había comenzado a sentir extraños dolores en su abdomen. Algo le había caído mal. Los primeros síntomas de un calambre se desvanecieron a los dos o tres pasos seguidos por la sensación de alivio al olvidar el dolor. Mientras se felicitaba por ello, el calambre comenzó a atenacearla nuevamente.

El Puente Tsukiji era el tercero en la lista. Al término de este sombrío puente, ubicado en el centro de la ciudad, distinguieron un sauce plantado a la usanza tradicional. Era un sauce solitario que, normalmente, no se hubieran detenido a mirar mientras pasaban rápidamente en auto. Crecía en una pequeña franja de tierra salvada del cemento. Sus hojas, fieles a la tradición, temblaban con la brisa del río. A aquellas avanzadas horas de la noche los edificios bulliciosos morían a su alrededor. Sólo el sauce se agitaba, vivo.

Koyumi se detuvo bajo el sauce y juntó las manos para orar. Era quizás su responsabilidad como guía, pero lo cierto es que su rolliza figura se erguía en forma desacostumbrada. En realidad, hacía ya tiempo que Koyumi había olvidado el motivo de sus ruegos. En aquel momento, lo más importante era, para ella, cruzar los siete puentes sin inconvenientes. Esta determinación era la manifestación de que cruzar los puentes se había convertido en el objeto de sus oraciones. Podrá parecer ésta una meta bastante peculiar, pero, como sus repentinos ataques de hambre, pertenecía a su modo de vivir. Mientras caminaba bajo la luna, estos pensamientos se convirtieron en extrañas convicciones. Mantuvo la espalda más derecha que nunca y fijó la mirada hacia adelante.

El Puente Tsukiji es un puente totalmente desprovisto de encanto. Los cuatro pilares de sus extremos carecen de todo atractivo. Sin embargo, mientras lo cruzaban, las cuatro mujeres pudieron oler por primera vez algo parecido al aroma del mar. Soplaba un viento con reminiscencias de brisa salada. Hasta un aviso de neón rojo perteneciente a una compañía de seguros, que podía divisarse hacia el sur, parecía un faro proclamando la proximidad del océano.

Cruzaron el puente y oraron de nuevo. Kanako sintió que su dolor, ahora agudo, le provocaba náuseas. Pasaron por la terminal de tranvías y caminaron entre los viejos edificios amarillos de las empresas S. y el río. Kanako comenzó a rezagarse. Masako, preocupada, aminoró el paso, pero no pudo romper el silencio para preguntarle si se sentía mal. Finalmente, Kanako se hizo entender oprimiendo su vientre y haciendo muecas de dolor.

Sin advertir lo que sucedía, Koyumi seguía marchando triunfalmente hacia adelante. Se agrandó la distancia entre ella y sus compañeras.

Cuando por fin un excelente protector aparecía frente a sus ojos, tan cerca que sólo necesitaba estirar la mano para tocarlo, Kanako sintió con desesperación que sus manos no podrían estirarse lo suficiente. Su rostro estaba mortalmente pálido y una pegajosa transpiración brotaba de su frente.

El corazón humano es sorprendentemente mudable. A medida que el dolor de su abdomen se hacía más intenso, Kanako comprendió que cuanto había deseado con tanto fervor minutos atrás, perdía toda realidad y sólo quedaba reducido a un sueño pueril, irreal y fantástico. Mientras luchaba contra el palpitante e implacable dolor, pensó que, si abandonaba aquellas tontas ilusiones, sus sufrimientos cesarían de inmediato.

Cuando, por fin, el cuarto puente apareció ante sus ojos, Kanako posó suavemente una mano sobre el hombro de Masako y, con ademanes semejantes al lenguaje de la danza, señaló su estómago y sacudió la cabeza. Los mechones de pelo pegados a sus mejillas por la transpiración expresaban bien a las claras que no podía continuar. Abruptamente volvió la espalda y se alejó precipitadamente rumbo a la estación terminal de tranvías.

El primer impulso de Masako fue el de seguirla; pero, recordando que su plegaria quedaría anulada si la interrumpía, se contuvo y sólo miró alejarse a Kasako.

Sólo al llegar al puente, Koyumi advirtió que algo andaba mal. Para ese entonces, Kanako corría frenéticamente bajo la luna sin importarle su aspecto desaliñado. Su kimono azul y blanco flameaba en la brisa y sus geta resonaban entre los edificios cercanos. Un taxi solitario parecía esperarla providencialmente en una esquina.

El cuarto puente era el de Irifuna. Era menester atravesarlo en dirección opuesta a la del Puente Tsukiji.

Las tres mujeres se congregaron en el extremo del puente y oraron con idéntico fervor. Masako sentía pena por Kanako, pero su compasión no brotaba tan espontáneamente como de costumbre. Sólo reflexionaba fríamente que quien desertara del grupo, tomaría, de ahora en adelante, un camino diferente al suyo.

Las plegarias de cada una eran una cuestión personal y ni siquiera en una emergencia era dable esperar que Masako cargara con responsabilidades ajenas.

Las palabras "Puente de Irifuna" se destacaban en letras blancas sobre una placa metálica clavada horizontalmente en un poste al extremo del puente. Éste se destacaba en la oscuridad con su lisa superficie de cemento recortada por el crudo reflejo de la estación de gasolina Caltex, ubicada en la otra orilla. Podía verse una lucecita en el río, bajo la sombra del puente. Aparentemente pertenecía a la choza semiderruida de un hombre que vivía en el extremo del muelle de pescadores. La choza estaba adornada con plantas y un letrero anunciaba allí "Botes de placer, Remolcadores, Botes de Pesca y Botes para redes".

El cielo nocturno parecía abrirse sobre los techos de la apretada fila de edificios que descendía gradualmente del otro lado del puente. Las jóvenes advirtieron que la luna, tan brillante minutos atrás, apenas se traslucía a través de finas nubes. El cielo estaba, ahora, completamente nublado.

Las mujeres cruzaron el puente Irifuna sin ningún contratiempo.

El río dobla allí en ángulo recto. El quinto puente se encontraba bastante alejado. Sería menester seguir el río por el terraplén ancho y desierto hasta el puente Akatsuki.

Hacia la derecha la mayoría de los edificios eran restaurantes. En cambio, en la orilla izquierda, montañas de piedra, arena y pedregullo esperaban ser empleadas en alguna construcción. En ciertos lugares su masa oscura ocupaba más de la mitad de la carretera. Poco después contemplaron el edificio del Hospital de San Lucas, que emergía, lúgubre, bajo la velada luna. La enorme cruz dorada instalada en su techo estaba brillantemente iluminada y las luces rojas, destinadas al tráfico aéreo, emitían destellos y delimitaban techos contra el cielo: No había luz en la capilla ubicada a los fondos del Hospital, pero su ventanal gótico se distinguía claramente. Algunas luces permanecían encendidas en las ventanas del Hospital.

Las tres mujeres marchaban en silencio. Masako, la mente ocupada por la tarea que la esperaba, no podía pensar en otra cosa. Sin advertirlo, habían acelerado la marcha y ahora estaba bañada en su transpiración.

El cielo se oscureció en forma amenazadora, y Masako sintió las primeras gotas de lluvia sobre su frente. Afortunadamente, aquello parecía no tener intenciones de convertirse en un aguacero.

En aquel momento apareció frente a ellas el Puente Akatsuki. Era el quinto del recorrido. Los postes de cemento pintados de blanco emitían una tonalidad fantasmal en medio de la noche.

Masako juntó las manos para orar en el extremo del puente, sin advertir las imperfecciones del suelo Trastabillando casi, hubo de dar con sus huesos sobre un caño de hierro en reparación.

En el otro extremo del puente se encontraba el desvío para automóviles del Hospital San Lucas.

El puente no era largo. Las mujeres caminaban tan rápidamente que lo cruzaron en un breve lapso. Sin embargo, la adversidad aguardaba a Koyumi. Una mujer con el pelo suelto y mojado y con una vasija de metal en la mano se acercaba en dirección opuesta. Masako miró fugazmente a la mujer y se atemorizó ante la palidez mortal de aquel rostro bajo el pelo mojado.

La mujer se detuvo en la mitad del puente:

-Pero, ¡si es Koyumi! Han pasado tantos años, ¿no es cierto? ¡Koyumi! ¿Estás fingiendo que no me reconoces? ¡Koyumi!

Estiró su cuello hacia Koyumi, cerrándole el paso.

Koyumi bajó los ojos y no contestó. La voz de la mujer era aguda y destemplada como el viento a través de una grieta.

Su monólogo no parecía dirigido a Koyumi, sino a otra persona que no se encontraba allí:

-En este momento volvía de la casa de baños. ¡Hace realmente tanto tiempo! ¡Mira que encontrarnos aquí!

Al sentir la mano de la mujer sobre su hombro, Koyumi abrió finalmente los ojos. Comprendió que era inútil negarse a responder a la mujer, ya que el hecho de que alguien le dirigiera la palabra era suficiente como para anular el efecto de la plegaria.

Página Anterior Página Anterior (2/4)       Página Siguiente (4/4) Página Siguiente

[ Volver Textos en línea autores célebres | Volver al índice de Artículos ]











¿Ya leyó el libro El increíble crisol de Pancho Francisco? Contenido: Esta es la historia de un niño que debió sufrir, desde temprana edad, la orfandad en forma dramática. Una tarde, cuando el pequeño contaba con apenas cinco años, fue arrancado brutalmente de los brazos de su madre por la lujuria de un neral revolucionario, que dijo: «Quiero esa mujer para mí; pero sin el chamaco». Así comenzó la cruda historia de este niño que, pese a todas las dificultades y escombros que el destino puso en su camino, triunfó al frente de su propia historia dando un conmovedor [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]