Artnovela Ediciones: Cómo publicar un libro

Publicite en
Artnovela



Abstract paintings
Oil paintings
Pastel paintings
Portrait paintings
Original paintings
Bogart paintings
Apple paintings



Mi cuenta

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Gratis
. ¿Perdió su clave?



LLÁMENOS

Call Center
Internacional


Para conocer nuestros teléfonos en Estados Unidos, España y América del Sur visiteeste enlace





Total Hits
Hemos recibido
30890183
impresiones desde FEBRERO 2002

INTERCAMBIO




Añada su banner


Librería Temática

Autores destacados de hoy


Husserl

Cualquier libro de este autor es una obra maestra. Consultar bibliografía disponible.
.............................

Buscar
otro autor






Revistas de literatura

Alemán

. Wespennest
. Titel Magazine
. Spiegel
. Podium
. Neue Sirene
. Lettre International
. Dulzinea
. Dichtung-digital
. Das Literatur-Café
. Bluentenleser.

Español

. Revista de Occidente
. Litoral
. Leer
. Insula
. Espéculo
. ARCE

Francés

. Poétique
. Magazine Littéraire

Inglés

. Threepenny Review
. Poets & Writers
. Paris Review
. New Yorker
. New York Review
. Lurch Magazine.
. Granta
. Columbia Review
. Boston Review
. American Poetry


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



BOLSA DE TRABAJO

Dirigida a profesionales con experiencia en diseño, ilustración, edición de contenidos, corrección de estilo y de pruebas, traducción literaria, etcétera.

Envíe aquí su curriculum y remuneración pretendida.


SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Taller literario
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. Postales animadas
. Internet gratis

. FORO


LIBRERÍA
. Libros disponibles
. Búsquedas
. Bolsa de compras
. Formas de pago


Nuestra librería realiza envíos al exterior, Capital Federal e interior de la República Argentina.


Artnovela Ediciones. Cuentos
RITOS


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

. Enlaces
. Banners
. Afiliados




Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Cartagena en mí? Contenido: Esta es una historia real, desde la primera página hasta la última. Llena de apartes abruptos y dolorosos, como suele ocurrir con demasiada frecuencia a los seres que pueblan esta ciudad, Cartagena. E [...LEER MÁS / COMPRAR ]

Los temas de Nietzsche, por Tomás Abraham


Por Tomás Abraham.

Drieu La Rochelle, cuando era joven aún y no se había alistado en el fascismo político, escribió un libro en el que saluda con efusividad a la revolución rusa y ve en ella una nueva civilización guiada por su líder Lenin. Sólo que para él Lenin no es un discípulo de Marx sino de Nietzsche. Afirma que el primero pertenece a la tradición judeo-cristiana, una variante del social-liberalismo igualitario nacido en el siglo XIX, es decir un síntoma de la decadencia de una cultura de filisteos. Pero considera a Nietzsche de otro calibre, una aurora de un mundo por venir en la que emerge la figura de un nuevo hombre y de nuevos valores.

¿Se equivocó el señor Drieu? Sí, indudablemente. Si hay un filósofo que jamás podría sostener efigie alguna de Ideal concebible, Hombre Nuevo o Total, prometeico y refulgente, es Nietzsche, para quien los ídolos sólo tienen crepúsculo.

Pero no podemos decir que se equivocó en beneficio de los que aciertan con un Nietzsche bien discriminado cuyos atributos seamos capaces de enumerar, porque el listado de sus cualidades darían no más que un guiso, con su efecto de un sabor que nos atrapa y nos vuelve voraces frente a la olla receptora de todas las sobras. Pero esto es sólo guiso en su sentido primordial y campesino, porque hay quienes, imitadores de artesanías intemporales, planifican guisos refinados e inventan recetas. Divulgar la verdad de un guiso es lo mismo que interpretar a Nietzsche.

Por eso nunca supe si era bueno enseñar la filosofía de Nietzsche a los jóvenes de hoy, porque tampoco estoy seguro de que una escuela de cocina deba empezar su programa de enseñanza con una clase sobre guisos. Quizá sólo se aprecien los guisos cuando se ha pasado por las más sofisticadas salsas. Quizá, repito, se aprecie mejor el sabor de Nietzsche después de haber transitado por los textos de Lou-Andreas Salomé, Heidegger, Deleuze, Foucault, Bataille, Fink, Jaspers, Klossowski, Derrida, su hermana Elizabeth y una selecta gama de una bibliografía que hoy cuenta a unos cuatro mil comentaristas.

No sé. A veces pienso que para empezar con Nietzsche lo mejor es leer a Nietzsche, porque no hay mejor modo de iniciarse en la cocina que comiendo, y quien quiera saber de guisos no tiene mejor experiencia que meter el pan en la salsa. Pero ¿qué sucede? Es probable que el lector del guiso se lamente de que le cae pesado, con demasiadas especias, amargo se queje de que le produce ardores y le irrita las paredes intestinales.

Es extraño lo que sucede con los comensales de Nietzsche. Si metemos en un ascensor de carga a veinte analistas de Nietzsche elegidos al azar y los mandamos al último piso, lo más probable es que todos desciendan con la misma cara con la que subieron porque en el viajecito no pasó nada, porque nadie osó abrir la boca. Como si a la primera palabra pronunciada, por ejemplo "eterno retorno", todo el mundo entrara en pánico por la idea de un ida y vuelta sin pausas hasta el último aliento y piso para redescender sin pausas a este nuevo infierno de la modernidad: ser condenado a un viaje eterno en ascensor con diecinueve chefs nietzscheanos.

Es así, es ésta la impresión que me producen los aniversarios de este preclaro filósofo: por un lado me invitan a un viaje en ascensor con nietzscheanos, o nietzscheanoides, un ascensor automático sin espejos ni destino, y por el otro me entregan a Nietzsche extendido en sus carnes como un lechón, y me dicen que lo prepare a mi manera, on my way. Quiero decir que con cada efemérides me tengo que comer un guiso en un ascensor.

Pero cumplo con el contrato. Esta es mi receta: primero hay que decir que Nietzsche es actual. Que su lectura nos ilumina. Luego que Nietzsche no es fascista, que a lo sumo los fascistas son nietzscheanos, no, perdón, eso tampoco, es peor aún. Bueno, lo mejor es decir que Nietzsche era antisemita de a ratos, cuando veía a un judío, pero cuando veía un budista era antibudista y cuando se le acercaba un alemán huía a Italia.

También hay que subrayar que Nietzsche era un hombre sumamente afable, delicia de pensiones y caballero de las más exigentes pensionadas. Pero no hay que olvidar su extrema fragilidad psicomental, hombre desmedido en sus afectos, lo era ya en su pubertad y más aún en su juventud. Nietzsche, en la época en que los hombres deben madurar, ser adultos, ponderar sus sentimientos, aprender a calcular y sopesar experiencias, en vez de aplomarse, se vuelve progresivamente loco, no de un día para otro, sino de a poco, según el ritmo de su sífilis.

Por eso acuerdo con Lou-Andreas, su mejor intérprete ya que soportó su amor, lo vio filosóficamente desnudo y le abrió una de sus más profundas heridas. Lou dice que Nietzsche tenía esperanzas de una vida feliz mientras duraron sus jornadas en Sorrento; ya para la época en que estuvo en Génova deliraba y tenía alucinaciones, y en Turín, ya sabemos.

Sigo con la receta. Nietzsche es sobre todo interesante para los filósofos; para todos aquellos que por una vocación o afición excéntrica se preocupan por los escritos de los buscadores de la verdad de la historia occidental. Porque Nietzsche fue el último rastreador, con Nietzsche no es Dios el que ha muerto sino la Verdad, es decir Dios y el Bien.

Paro un momento la cocción: la historia de la filosofía tiene principio y fin, y en sus bordes hay dos muertes. En su origen Sócrates, a quien Nietzsche tiene terror en parecerse, y en su final, Nietzsche, nuestro espejo de hoy.

Pongo ahora todo el resto en la olla. La palabra "transvaloración", o "creación de valores", que tanto usa Nietzsche, no indica que se le haya ocurrido que los valores se inventan como medicamentos luego patentados. El cristianismo, por ejemplo, no es una idea forjada por la mente de un individuo mayúsculo: es el cauce de un río seco donde los pueblos han arrojado sus desperdicios. Tuvo el mérito de haber sido lo suficientemente ancho. Lo mismo Nietzsche, es ancho.

Se crean valores cuando ya no se los padece, lo que sin duda da aires de libertad, pero la libertad no es aire puro, es agitación permanente. No hay gran diferencia entre libertad y ansiedad. Es lo que sucede hoy: el tiempo es espasmódico, circula como un motor a explosión, hay preguntas sobre verdades antes inmaculadas. El espacio de lo sacro cayó y no sólo en Berlín. En realidad, no hay diferencia entre creación y destrucción de valores, porque cuando esto acontece, todo se discute y se interroga. Hay una problematización universal. Esto es el nihilismo: todo valor se mide por su fuerza, que deriva de su tensión, de su relación con un contravalor.

La reflexión nietzscheana trasladada a nuestro tiempo es la siguiente: una vez derrumbados los ideales de la civilización occidental, hecho ceniza el de la salvación por la gracia, el de una historia cuyo movimiento es progreso, es decir un camino al bien; cuando ya no se cree en una historia que es teleología, finalidad y fin; una vez que el cristianismo y su amor, el liberalismo y su libertad, el comunismo y su igualdad, son lo que son hoy: Vaticano, Wall Street y Escombros de Muro, ¿cuál es el último ídolo que vemos desplomarse en la actualidad? Se llama justicia.

La idea de justicia es el último resabio que queda de la vieja idea de igualdad, ya sea la que se basa en una igualdad como criatura divina, la natural como especie, o la igualdad ante la ley, la moral en cuanto fraternidad; una vez derrumada esta creencia sólo quedan las variantes del utilitarismo, es decir de la conveniencia. Pero también el utilitarismo está en crisis. Su tesis era: lo que es bueno es el bienestar, y el bienestar es bueno cuando lo disfrutan la mayoría de los hombres, es malo cuando le corresponde a una minoría.

El utilitarismo político definía a la felicidad por la cantidad, el número. En nuestra cultura poscapitalista global de características zooeconómicas o biopolíticas, importan más los quiénes que los cuántos. Y cuando es así, cuando el axioma de la igualdad cae, cuando se impone el fuerte como ley, ¿qué queda?: el poder y sus instancias de dominación, cuyo advenimiento hace más de cien años anunciaba Nietzsche.

Clarín ©
Tomás Abraham es autor de la biografía Los oficios de Nietszche (1996).










Publicado en: 2002-10-04 (15968 Lecturas)






[ Volver Atrás ]






Content ©
¿Ya leyó el libro Lo neutro? Contenido: El segundo volumen de los seminarios dictados en el Collège de France reflejan el desarrollo conceptual de Barthes, el semiólogo contemporáneo que aunó lucidez, estilo y perspicacia crítica. La edición en castellano de estos textos está al cuidado de Beatriz Sarlo y este volumen cuenta con un prólogo de Nicolás Rosa. [Anaquel del escritor.] [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]